Enfermero Interno Residente (EIR) es el sistema por el que un enfermero se forma para convertirse en enfermero especialista. Dichas especialidades se cursan mediante el sistema de residencia, al que se accede tras superar una prueba única y de carácter anual.

Anualmente El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad publica en el Boletín Oficial de Estado la oferta de plazas a nivel autonómico y la convocatoria de pruebas selectivas, para el acceso en el año siguiente, a plazas de formación sanitaria especializada para Enfermeros.

El plazo de presentación de solicitudes suele abrirse después del verano, el mismo año en el que se convocan las pruebas y el examen se lleva a cabo a principios del año siguiente, el mismo día para todas las comunidades autónomas, es el denominado “Examen del EIR”.

El sistema de selección consiste en una prueba en la que los aspirantes recibirán una puntuación total individual obtenida de la suma de la que alcancen en la práctica de una prueba de contestaciones múltiples y de la valoración de sus méritos académicos. La adjudicación de las plazas se efectúa siguiendo el orden de mayor a menor puntuación total individual de cada aspirante.

La prueba selectiva consiste en un ejercicio de preguntas de respuestas múltiples, cuyos contenidos versan sobre las áreas de enseñanza comprendidas en las titulaciones de Grado respectivas. Es de destacar que no hay un programa oficial, con lo que los contenidos de los distintos centros y autores se basa en su propia experiencia acerca de qué se está preguntando en las distintas convocatorias anuales del examen EIR.

La puntuación del ejercicio se obtiene de acuerdo con las siguientes reglas:

  • Cada contestación válida recibe una valoración de tres puntos, se resta un punto por cada una de las respuestas incorrectas y se dejan sin valorar las preguntas no respondidas. De esta manera se calcula la valoración particular del ejercicio rendido por cada aspirante.
  • Evaluados todos los ejercicios, se halla la media aritmética de las diez máximas puntuaciones particulares obtenidas. A esta media se le asignan 90 puntos.
  • La calificación definitiva del ejercicio se obtiene multiplicando por 90 la valoración particular y dividiendo por la media aritmética antes calculada. Esta puntuación final del ejercicio se expresará con cuatro decimales, despreciando el resto.

El expediente académico correspondiente a los estudios universitarios de Grado y Doctorado se valora de acuerdo con las siguientes reglas:

  • La valoración particular del expediente académico de cada aspirante se calcula aplicando el baremo que aparece en las correspondientes órdenes de convocatoria.
  • Evaluados los expedientes académicos de todos los aspirantes que hayan realizado el ejercicio, se halla la media aritmética de las diez máximas valoraciones particulares obtenidas. A esta media le corresponden 10 puntos.
  • La puntuación definitiva correspondiente al expediente académico se obtiene multiplicando por 10 y dividiendo por la media aritmética antes calculada. Esta puntuación final de baremo académico se expresará con cuatro decimales, despreciando el resto.

El número de plazas anuales para las distintas unidades docentes acreditadas de España es limitado. Por ello, tras aprobar el examen, sumados los puntos de expediente académico, las personas elegirán destino por riguroso orden de calificaciones.

 

¡Conoce en qué consiste nuestro método!